miércoles, 18 de junio de 2014

Contrato a domicilio

Contrato a domicilio
El contrato de trabajo a domicilio está regulado en el artículo 13.1 del Estatuto de los Trabajadores e incluye aquellos contratos laborales en los que la actividad laboral se realiza en el domicilio del trabajador o bien en un lugar libremente elegido y sin vigilancia del empresario.

Tradicionalmente, actividades manufactureras como es la confección textil se realizaban en el domicilio de los trabajadores con esta falta de control directo por parte del empresario. Y aunque progresivamente estas actividades hayan ido desapareciendo por el progreso en tales sectores, el contrato a domicilio, a diferencia, mantiene su importancia como consecuencia de la aparición del teletrabajo que está incrementando su aplicación como herramienta para mejorar la conciliación familiar y laboral.

La diferencia que guarda el contrato de trabajo a domicilio con el resto que se desarrollan en el centro de trabajo es la falta de un control efectivo por parte del empresario como consecuencia precisamente de hallarse en lugares distintos y que supone la disminución de la dependencia de estos trabajadores respecto de su empleador. Cabe la posibilidad de que existan ciertas dudas a la hora de diferenciar este tipo de contrato de los civiles de arrendamientos de servicios o ejecución de obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario